news_140922
La firma coreana pone a la venta un teléfono móvil que combina un diseño “de tapa” con Android KitKat y procesador de cuatro núcleos.

Hace unos añitos, antes de la llegada del boom de los smartphones, lo que se llevaba eran los teléfonos móviles «de tapa». Aunque tecnológicamente eran sencillos (lo normal para la época), su versatilidad y posibilidades de diseño permitió a la industria fabricar algunos de los terminales más bonitos y exitoso de la historia, un claro ejemplo lo tenemos en el mítico Motorola V3, considerado por muchos como el móvil más bonito jamás lanzado.

Exceptuando nuestros abuelos, es difícil ver hoy en día este tipo de móviles por la calle, aunque su diseño sigue siendo muy popular en países como Japón o Corea del Sur. Y es precisamente en este último, en el que LG está a punto de lanzar el nuevo Wine Smart, un smartphone de tapa que recuerda otros tiempos, aunque con especificaciones técnicas más acordes con los tiempos que corren.

El LG Wine Smart luce el mítico diseño de tapa, que esconde una pantalla de 3,5 pulgadas (320×480 píxeles de resolución). Monta un procesador de cuatro núcleos a 1,2 Ghz con 1 giga de memoria Ram4 gigas de almacenamiento interno (ampliable con tarjetas microSD), cámara de 8 megapixels y una batería extraible de 1.700 mAh. La versión de Android elegida en este terminal es la 4.4 KitKat. Aunque estas especificaciones técnicas lo sitúan lejos de un gama alta actual, seguro que este LG Wine Smart hará las delicias de aquellos que echan de menos móviles de este estilo y que se conforman con disponer de lo mínimo imprescindible.

LG pondrá a la venta el Wine Smart el próximo 26 de septiembre en colores blanco y negro y todo parece indicar que el teléfono no saldrá de las fronteras coreanas.

El debate puede ser interesante, ¿Os gustaría que los fabricantes siguieran dando la opción de disponer de móviles de este estilo pero con prestaciones de hoy en día?